10/05/2008

Leyenda del Rincón del Diablo en Guadalajara (la Inquisición)




Una de mis leyendas favoritas de Guadalajara es la del Rincón del diablo.

Está ubicado en la calle Morelos, es uno de los pasajes que hay en Plaza Tapatía y actualmente ahí hay dos cosas notables: la fuente de los niños y la Secretaría de Turismo, pero ¿por qué se llama Rincón del diablo?

La historia (o el rumor) dice que el Convento de Santa María de Gracia era bastante grande y una de sus paredes chocaba con un misterioso callejón que denominaban como
El del ahorcado, porque ahí se había colgado un hombrecito. Construyeron un departamentito para la maestra de novicias y su ventana daba al mentado callejón. La leyenda dice que una de las monjas un día despertó al oir gritos y sombrerazos que venían del callejón y al asomarse vio que frente a una casucha que estaba en el rincón del callejón, había algo que parecía un rito satánico.
Es decir había una mesa donde se veían velas negras y unas mujeres, que bebían
un brebaje misterioso, azotaban a un Cristo que tenían en la mesa.
Ya se pueden imaginar a la monja toda infartada de ver semejante sa-cri-le-gio y se avisó al obispo de Guadalajara. Gracias a eso el Tribunal de la Inquisición se trasladó ahí, al Rincón del Diablo.

La Inquisición se encargó de vigilar el lugar y llegó la oportunidad de pescar a quienes rendían el culto al diablo. Resultó que varios caballeros importantes de la ciudad se dedicaban a eso entonces los encargados de salvaguardar el honor de la religión católica lucharon contra estos herejes. El resultado fue que ganaron los "buenos".

Dadas las costumbres de aquellos tiempos coloniales, la gente temía pasar por ahí pero si tenía que hacerlo era santiguándose y rapidito rapidito.
---

Como verán, ese tipo de leyendas son un claro reflejo del momento en la historia que se vivía en Guadalajara, ahora supongo que nadie creería cosas de este tipo. Pero a mí lo que realmente me llama la atención al caminar por ese lugar es que ahí estuvo situada la Santa Inquisición. Me da cierto escalofrio, por más inverosímil que suene la leyenda. Jeje.
.
Post relacionados:

11 comments:

Mireya said...

¡Me encanta esa fuente de los niños miones! Aparte por ahì siempre aprovecho para comprarme cositas con los que venden artesanìas.

Ingrid said...

A mí lo único que me molesta mucho es el nombre tan vulgar de la fuente.. pero al menos yo ni lo menciono. Y sí, creo que la mayoría de la gente identificará más por las artesanías.

Liss said...

creepy!!

Eso de pensar en la santa inquisicion y sus actos...que miedo!!

Ingrid said...

Sip!! super super creepy!

La Soberbia Sheskabab said...

mira wiwiw, yo siempre quise saber la historia de ese lugar, nada mas por el puro nombre me daba meyo.. ajaja

Ingrid said...

persa: jaja si, el nombre está super tétrico. Pero bueno, ya sabes que iremos al recorrido tenebroso a la próxima eh

Akira Kyosato said...

... ................. en serio así se llama la fuente? XD! Debo presenciar éso en persona!

Ingrid said...

pues dicen... no sé si así la haya nombrado su creador.

Rous said...

hola:d primera vez que visito tu blog y esta muy padre e interesante :d saludos y espero leer mas leyendas:D

Ingrid said...

Eso intento, eso intento

Chochua said...

Entonces ¿si los que andaban haciendo los deberes de la inquisición se enteraran ahora de como se llama la fuente les daría un ataque? jeje

Que buena onda que hayan bastantes leyendas en una ciudad tan grande. En Monterrey nunca escuché ninguna leyenda de este estilo. Les falta la historia que hay por aquellos rumbos.

¿El Coppel ahora está donde se ahorcó el monito? ¿No le gustaron los precios?