5/28/2009

Gastronomía tapatía banquetera

Realmente el origen del post anterior era otra idea pero se me olvidó en el camino porque me abiroté jejeje.

Todo comenzó el martes que hubo reunión con El club del Vanish y la cena fue comprada en uno de esos lugares eclécticos donde venden papas al horno, hot dogs, tacos y demás. Ahí es cuando me llegó la inspiración divina de la variedad culinaria en Gdl. 

Yo había pedido unos hot dogs y se me olvidó especificar que no les pusieran tanto condimento. Aquí, por una razón que desconozco, a todo le ponen crema en vez de mayonesa y para mí fue una sorpresa. Además el complejo de lonche bañado/torta ahogada no abandona nada. Entonces te sirven una hamburguesa o hot dog ahogado en catsup, mostaza y crema. Por supuesto que yo, con mi grácil estilo, necesito un babero cada vez que olvido pedir que le pongan pocos aderezos. Tiene grandes ventajas, no se puede decir que los vendedores tapatíos sean míseros, no no, son concienzudamente generosos y no podemos criticar eso en tiempos en que todo mundo quiere empequeñecer todo: sueldos, porciones, cariño y aderezo. Los dogos perros (ahi por la Estancia) son el ejemplo de la esplendidez de la gastronomía tapatía banquetera.

Otra de las novedades tapatías, que El Personal tiene a bien mencionar en su canción La Tapatía son las jericallas. La jericalla es un postre muy parecido al flan que a mí su simple aspecto me da escalofrío. Pero no culpemos a la pobre y triste jericalla, sino a mi aversión hacia las cosas dulces, sean las que sean. 

¿Y los biónicos? ¿Algún tapatío me puede explicar por qué a un plato de frutas con yogurt, granola y todo eso se le dice biónico? Cuando iba en el iteso, todas mis amigas obsesionadas con la línea comían cantidades industriales de biónicos. Siempre pensé que la mujer biónica tendría que ser tapatía. Y hablando del iteso, en la cafetería Arrupe (o sea la primera que hay al entrar) antes era menos variada y a mí me hacían delirar unas empanadas de queso. Siempre que iba por ellas me regañaban porque eran QUESADILLAS. Ash, para mí las empanadas son cosas hechas de masa, rellenas de algo y fritas en aceite, pero no, ahí siempre me miraban como si viniera de Marte. El argot culinario tapatío también es bieeen específico. Eda?

Y los tacos, aunque Mario mencionaba (y seguro deliraba por ellos) sobre la mil y un variedad de tacos que hay en la ciudad, yo sólo tengo unos que podría matar por ellos y cuando he estado lejos de aquí pienso en ellos con adoración. Son unos tacos únicos, hechos de cecina y además les añaden papa frita pero blandita. Esos tacos los encontré un día que había ido en calidad de cruda fresca al Tianguis del sol con unas amigas y todas nos dedicamos a buscar algo que calmara nuestro malestar y que no fuera torta ahogada. Esos tacos brillaron como un oasis bajo el sol y los amé. Tengo 9 años comiéndolos y en los tiempos en que estoy a dieta casi puedo asegurar que mis sueños eróticos han de incluir una ración de esos tacotes. Además la salsa es de lo mejorcito que he comido por aquí.

Me he divertido mucho hablando sobre la comida popular de este lugar, no puedo negar que mención aparte merecen los restaurantes que son muy buenos también y generalmente el precio es proporcional a su calidad, aunque habrá sus honrosas decepciones. Eso sí, como dice Rafael del Barco (cronista culinario local) los tapatíos sólo saben comer carne asada y comida italiana. Me hace reir mucho pero sí es bastante ilustrativo porque aquí, en cuestión de restaurantes menos banqueteros, abundan los italianos.  Y Pipiolo, con sus dulces de Jamaica.

Seguramente usted pensará que para qué vivo aquí si la comida casi no me gusta. Pues es lo contrario, hay cosas que me encantan y uno debe aprender a querer lo que tiene al alcance. Si fuera cuestión de elegir, la comida regional que más aprecio es la chiapaneca, pero para eso está Jorge, es el mejor cronista de comida chiapaneca. Ñam.

Hay muchas cosas más que quisiera platicar aquí pero otra vez me da hambre hablar de esto, espero que hayan podido entender el complicado mundo gastronómico tapatío desde mi punto de vista foráneo. 

6 comments:

Chochua said...

Nooo ¡crema no!

En Monterrey a veces hacían eso. La primera comida en la que me di cuenta de esta aberración fue en los esquites. Era yo recién llegado a Monterrey y moría por un vasito de elote como yo los conocía, así que en un puestecito donde vendían pedí uno. Estaba yo salivando y saboreando lo que iba a comer, y al dar la primera cucharada, descubrí la terrible decepción de que en lugar de mayonesa tenía crema! Y no era la crema que me gusta (y que mi mamá odia por cebosa, o sea, la crema natural de pueblo que parece mantequilla jeje) si no era la crema clásica de botecito que se me hace tan mala por simple (me gusta con frijoles, ate, tacos dorados, y cosas así) pero no en mis esquites! Cabe mencionar que nunca volví a pedir un esquite o vasito de elote en Monterrey.

Creo que también me tocó ver que no usaran la mayonesa en hot dogs en Monterrey, pero eran estilo Sinaloa. Esos no me gustaron para nada porque eran con un pan mucho más grueso (casi el doble) que las medianoches normales y tenían una cantidad exagerada de menjurges desde queso amarillo hasta frijoles. Ya en Tijuana he aprendido a disfrutar de ciertas combinaciones de Hot Dogs estilo norteño. Me gusta que fríen las salchichas y les ponen tocino frito, y me encanta que usan medias noches normales, le ponen mucho tomate, MAYONESA, mostaza, catsup (o ketchup como dice mi marido y me regaña por decirlo como dicen los del sur jeje) y el toque final son ruffles de queso desmoronados. Son buenísimos. Pero sigo extrañando los jochos estilo Tuxtleco que son con salchicha hecha a baño maría, pan del bueno, cebolla, tomate, HARTA mayonesa, catsup, una salsita verde de la guacamaya, sal y listo. Uff. Buenísimos.

Esos taquitos de cecina con papa me laten eh. Anótalos a la lista de lugares a visitar.

Y gastronomía chiapaneca rulz! jejeje

Ingrid said...

Yo también casi me infarto, pero aún hay más, aquí no existen los esquites, existen los elotes con crema y queso en vasito JAJAJAJ pero no conocen el nombre esquite.

Y sí, ya tengo la lista mivis!

Ingrid said...

por cierto q los hot dogs de aquí merecen un apartado especial, aunque también son estilo de otro lado

mercedes said...

NO no no Ingrid, no hay nada más out que un hot dog sin mayonesa, ¿cómo que crema?
Cuando vengas al D.F. no olvides de visitar los tacos del chupacabras, es un local de foco al aire y abajo de un puente (sí de esos que requieren estómago de acero), donde venden unos tacos que oh mi Dios, levantan muertos, es más me atrevo a decir que al mismísimo Lázaro lo resucitan...

salu2 terribles

mercedes

Ingrid said...

Ya sé :S todo encremado no sabe tan bueno jejeje. Esos tacos suenan interesantes, creo que yo podría comer hasta piedras. Vamos!

mercedes said...

Va que va Ingrid, cuando vengas dime y te los invito jejejeje...