12/07/2009

Achilangado

Cuando llegué a vivir aquí, hace casi 10 años, todo mundo me preguntaba si yo era de la ciudad de México, del DF, chilanga, etc. No, la verdad es que no, pero mi tono al hablar a eso sonaba.

Durante estos diez años, ya he ido perdiendo el acento. No lo perdí el primer año, ni el quinto, ni el séptimo, apenas ha sido hasta ahora que ya gente que recién conozco no me tiene que preguntar si soy del DF.

Obviamente cuando yo llegué a Guadalajara me divertía horrores oyendo a los tapatíos cantar. Porque ¿sí saben que hablan cantadito, eda? Dicen que la gente de Culiacán también canta, de Monterrey también, pero nadie canta como los tapatíos, en serio. Ahora yo soy la cantante.

Lo mejor es hablar con gente que sí es chilanga, me impresiona mucho escucharlos, me da risa pensar que así hablaba yo. Y no por nada en especial, pero es que el tono de voz de la gente que vive en el centro del país es tan particular y notorio que me impacta.

Cuando llegué a vivir al Stinky Town, venía de vivir 4 años en Chiapas, donde el tono al hablar es totalmente distinto, entonces ya se imaginan la carrilla que recibí durante mi primer año de secundaria, pero rápidamente me achilangué.

No sé por qué hablaremos tan distinto el mismo idioma en el mismo país, pero no sólo la comida, la arquitectura y la historia son muy interesantes. También uno OCUPA conocer distintas voces para conocer un poco más México.

8 comments:

Mónica Román said...

A mi tambien me gustan los diferentes acentos de Mexico...acabo de ir al DF y estaba toda fascinada escuchandolos.Yo soy de Mexicali y me decian que casi no tenia acento, que solo a veces me salia lo norteña...saludos!!!!

Ingrid said...

jejeje pero los chicalenses sí tienen acento, cómo no! bueno, supongo que no todos.. ya hablaré más de eso en otro post :)

Chochua said...

Uff, esto de los acentos es un tema que puede discutirse hartamente a gusto. A mi también me gusta mucho notar las diferencias en acentos y más aún lo influenciables que son algunos en su forma de hablar.

Según yo, mi acento al hablar es bastante neutro a pesar de ser Chiapaneco. Que cabe mencionar que en el mismo estado es muy diferente como habla el Tuxtleco de como habla el Coleto o Comiteco.

Cuando recién me iba a ir a vivir a Monterrey, fui con mi mamá y mi hermano a visitar a una amiga de mi mamá para conocer la ciudad y buscar donde iba a vivir. Estuvimos ahí como 3 días o un poco más. La amiga de mi mamá es originaria del DF pero llevaba varios años viviendo ya en Monterrey y ya tenía un acento norteño bastante marcado, al igual que sus hijos. Mi sorpresa fue que mi mamá y mi hermano, después de 3 días, ya andaban hablando igual con el acento bien marcado! Fue ahí que descubrí que mi hermano adopta el acento que lo rodea fácilmente. Se les quitó el acento cuando regresamos a Tuxtla.

Años más tarde cuando ya mi hermano se fue a vivir a Monterrey, no volvió a tomar el acento gracias a que su convivencia diaria era con otros Chiapanecos y eso lo salvó de retomarlo :P

El último lugar que he experimentado es Tijuana, y aquí no noto un acento tan marcado como en otros lados. Mucha gente es de otras partes entonces como que se mezclan los acentos y sale algo más neutro, o por lo menos más natural a lo que yo estoy acostumbrado.

Necesito orejas neutras que me digan si mi acento está marcado o no.

Ingrid said...

Jajaja, te acuerdas lo que te decía ayer de copoia? JJJJJJ

Pero es cierto, hay acentos que se pegan más fácil, una vez me fui una semana (¡una semana!) con unas primas en Laredo y ya hablaba yo así nortenio. Hazme el favor.

Y tu acento es una fusión extraordinaria, la conexión Chiapas-Tijuana es indudable. A mí me da risa cómo hablan español las personas que viven en la frontera o del otro lado pero que conviven mucho con mexicanos, es muy notorio que su español no es tan marcado o cerrado como el del centro del país.

Chochua said...

jajajaja ¡Copoiah!

Pero ya si vamos a español en la frontera entramos al peligroso territorio del pochismo. Entiendo que puede llegar a ser difícil mantener la mente pensando en un sólo idioma sin confundirse. Yo he sido víctima del pochismo en una que otra ocasión y me he sentido muy mal por hacerlo.

Hace poco estaba comiendo y me preguntaron que estaba haciendo por teléfono. Mi respuesta fue. "Estoy agarrando una mordida". Después de eso me fui a encerrar 8 horas viendo Televisa.

Ingrid said...

No, no, los términos distintos son otra cosa, yo hablo nomás del tono. El español suena diferente en frontierland ¿no?

Aparte deformamos tanto el idioma que ya te imagino hablando en chamong-ish jjj.

El Robert said...

Pues así es, pero no es cuestión de regiones, es hasta de ciudades, los de León, Gto., hablan similar a los de Guadalajara, aunque sólo los de algunas zonas de la ciudad. Y pues es lo rico de la diversidad.

Grajeda said...

Pues creo que todos hablan cantadito, pero a su manera.

Hace no mucho en Monterrey tuve que aplicar técnicas de bueno... pues de chingaquedito; una amiga de mi amiga se quejó porque en el antro había muchos chilangos... ¬¬

Todos se me quedaron viendo porque bueno... yo vivo en ciudad capital pero por definición no soy chilango, en fin... todos lo sabían menos ella, así que solo le aplique el, pues no he escuchado que nadie hable cantadito, ni que le ponga huevo al arroz, vamos... ni con playera del América.
Supongo que su expresión es la razón por la que la gente dice "tragame tierra".

Estuvimos discute y discute toda la noche sobre si es mejor el pan blanco o el integral... y al final nos dimos nuestros besos; como buen amor cantadito. ¬¬