12/15/2009

¿Existe Santa Claus?

Advertencia: si tienes 12 años o menos, cierra esta página inmediatamente.

Ay no, cuando era yo joven (más), me atormentaba horrible esa duda. No faltaba alguna niña amargada porque Santa Claus no le traía nada y sembraba cizaña en el cole diciéndome que no existía el panzón, bigotón, barbón.

Muchas veces llegué llorando a preguntarle a mi mamá que si era cierto ese rumor (y eso que no existía blogcorazón) y ella rápidamente hacía esa magia que hacen las mamás y yo ya me conformaba al saber que sí, obvio, sí existe Santa. Y ya no llores porque te está viendo, eh!

Cada año, Santa era el que se lucía con los regalos. Yo cambiaba mi carta diariamente y varias veces así que no había manera en que me trajera la última petición pero igual no me dejaba abajo. Los Reyes siempre traían cosas menos espectaculares pero también se apreciaba, cómo no.

Yo idiota inocente, veía las jugueterías en diciembre llenas de señoras y señores comprando todo lo que había y pensaba: qué padre que a esos niños el 24 de diciembre les regalen juguetes, a mí sólo Santa me los trae. Pfffft, que sope, pero era lindo. ¿No?

Y luego, cuando iba en sexto de primaria pedí un Nintendo, pero estábamos de vacaciones visitando a mis abuelos y me dijo mi mamá que tenía que hablar conmigo seriamente. Santa Claus no existía y uno de mis tíos-santa había ido a USA, le habían encargado el Nintendo mis papás pero no había alcanzado a llegar a tiempo.

CRAAAAAAAASH, así sonó mi corazón al romperse, aunque lo sospechaba, claro. Pero de esa manera fue como me enteré que santa era un mito. Eso sí, cumplió su palabra y a los días ya tenía el nintendo y sabía hacer las 100 vidas en Mario Bros.

¿Ustedes cómo supieron?

6 comments:

Chochua said...

Yo no me acuerdo cómo supe. Sí me acuerdo haber escuchado en la escuela a los que decían que no existía. Mis primos creo también lo llegaron a mencionar varias veces (nunca falla el primo mayor jodón), pero no me acuerdo de un momento exacto en el que me confirmaran "No existe Santa".

Me acuerdo que una vez en casa de unos tíos (que vivían atrás de mi casa) nos hicieron un show a todos los primos. Nos dijeron que Santa acababa de llegar y que estaba lléndose trepándose por la barda de atrás. Todos los niños claro salimos corriendo a las ventanas de la parte de atrás de la casa y alcanzamos a ver (según yo me acuerdo que lo vi jajaja) a alguien brincándose la barda.

Cuando regresamos de ver a Santa partir, nos encontramos con que estaban todos los regalos en la sala. No sé a quien se le habrá ocurrido la idea, pero fue buena. Lo que sí me acuerdo es que como Santa se trepó la barda hacia mi casa. De hecho ahora que me acuerdo mi hermano y yo no teníamos regalos en casa de mis tíos, pero nos dijeron, Santa fue a dejarles los suyos a la casa, por eso se brincó para allá. Claro que nos moríamos mi hermano y yo por irnos a la casa a ver NUESTROS regalos.

Me acuerdo que Santa sí nos seguía a casa de mis abuelos cuando vivían en Cd. Juárez y cuando vivían en el DF. Era Santa Roaming jajaja.

En fin, creo que es una costumbre bonita y ayuda a la ilusión infantil. Pero ya que uno crece se da cuenta que todo son estúpidos camiones y caballos. fffffff bla bla bla

Ingrid said...

Y cuando llegaste a tu casa ¿sí estaban tus regalos? cucucuéntame qué era.

Y sí, yo me acuerdo que alucinaba que oía cascabeles y toda la cosa, también a nosotros nos tocaba Santa Roaming, un día le pregunté a mi mamá que cómo le hacían para hacer el viaje y poder llevarnos sin que nos diéramos cuenta y vaya que era circo, maroma y teatro. Ingenuazo que es uno.

Chochua said...

Jaja creo que sí estaban los regalos y pensé que si nos hubiéramos ido antes hubiera podido ver a Santa irse o cacharlo dejando los regalos.

Yo no creo haber preguntado como le hacían, pero sí me acuerdo que era yo bueno para dormir además de vivir en un mi mundo así que no creo que hubiera sido muy difícil que hubieran habido regalos escondidos en algún lado que yo nunca vi.

Ingrid said...

yo siempre juraba que me desvelaría esperándolo pero claro que no jejeje

satrina said...

Yo tampoco me acuerdo de el momento específico en que me enteré pero he de haber tenido 10 más o menos.

Y sí, la ilusión es mucha sobre todo porque Santa me contestaba mi carta.

Ingrid said...

Qué padre que ahora tú puedes ser santa del chicharín! luego me cuentas!