3/02/2013

Experiencias traumáticas

Ayer viví una de las cosas más tristes y feas que me han tocado. Todavía hoy me duelen los ojos de tanto que  lloré por el trauma de ayer.
Pues verán, casi a las dos de la tarde iba yo regresando a la ofix y me estaciono y veo un perrito ahi tirado en la banqueta. Me acerco a él y no tenía una pata  porque lo acababan de atropellar y alguien ahí lo había ido a aventar encima de un cartón.
Tenía yo unas cosas que hacer así que me contuve un poco pero después me puse a llorar cual Magdalena porque no sabía qué hacer.

Ayer estábamos como a 10 grados, con lluvia y neblina, más sufría yo de que el perrito estuviera sufriendo tanto y ya sólo esperaba la muerte. En mi cabeza no cabía tanta crueldad de la vida y es que ya saben, para mí los perros son lo máximo y aunque el sufrimiento humano también me conmueve mucho, los canes son algo más allá de mí.

El punto es que estaba yo como loca, no sabía qué hacer como les decía y la perriatra de Penny Lane está de viaje y llega hasta el lunes. Una amiga me hizo un gran favor y le preguntó a su esposo sobre quién podría ayudarnos y qué hacer. Descubrió una fundación dirigida por una veterinaria que se encarga de recoger perritos atropellados así que recogieron a este chiquillo y se lo llevaron, como a las 5 de la tarde para tenerlo en el refugio calientito y darle la atención médica adecuada.

Mi dolor fue inmenso, la crueldad animal es lo más sinsentido que hay en el mundo, para mí es tan comparable contra el maltrato infantil porque son seres indefensos que no han hecho daño a nadie y no encuentro una razón válida para cometer actos así de terribles.

Ya los humanos adultos tendremos nuestros karmas que pagar pero aquí, no hay perdón ni excusa que me haga comprender cómo puede alguien desentenderse de lastimar a un animal y dejarlo ahí como basura.

En fin, afortunadamente pudimos hacer algo y estoy muy agradecida porque hay gente que piensa como yo.

6 comments:

liqui2013 said...

Ingrid, muchas gracias por haberte preocupado por el perrito. Solo de leer tu descripción de la historia me dieron unas ganas inmensas de llorar. Afortunadamente por cada persona que no siente compasión por un animalito hay muchas que si se preocupan, pero que sobre todo, se ocupan :)

Ingrid said...

Fue muy triste el descubrimiento y afortunadamente se pudo hacer algo para ayudar al perrito porque de otro modo no me lo hubiera perdonado. Gracias por tus palabras!

cumerina said...

debería haber más personas como tú, es lo que le hace falta al mundo, concuerdo contigo, lo veo exactamente como el maltrato infantil, no sé cómo hay gente que pueda hacer ese tipo de cosas, pasarse de largo y no hacer nada al respecto, como bien dices, cual basura... maldita gente... qué bueno que pudiste ayudar, tienes mi eterno agradecimiento y respeto... un abrazote! con zape incluido...

Ingrid said...

Gracias por el zape, yo sé que tú entiendes lo que se siente al ver un animalito desamparado. Sé que es un ideal pero sí existe gente que toma conciencia.

Saludos!!

VVV said...

Hola de nuevo mi estimada Ingrid, en el tiempo que estuve en Saltillo, por cuestiones del destino acabe ayudando en una asociacion protectora (PRODEBIDA), como me dedique mas que nada a las cuestiones relacionadas con el veterinario me ensene a inyectar, suturar, etc, por lo que me tocaron muchos casos de perros o gatos heridos en la calle, perros que llevaban dias heridos y nadie hacia nada por ellos, y cuando llegaba uno nos veian como bichos raros, es impresionante el nivel de indeferencia que tiene la gente, lo bueno que esto esta cambiando y cada vez hay mas gente que ayudamos a los animales, como consejo busca los datos de alguna asociacion de donde vives, asi para la proxima tengas a quien recurrir, Saludos

Ingrid said...

Sí, afortunadamente hay gente que tiene un poco más de conciencia.
Qué padre que hayas podido ayudar, yo quisiera pero mi corazón no resiste :( Lo bueno es que aquí ya tengo los datos para cualquier eventualidad.

Saludos!