2/22/2016

Cómo conocer a alguien - La evolución

Una de las cosas más drásticas que han sucedido en los últimos 20 años es la manera que nos relacionamos. La tecnología lo cambió todo.

En los early novents, uno conocía y hacía amigos en fiestas, la escuela, el trabajo, el vecindarios.. En fin, cara a cara.

El teléfono de la casa era el medio perfecto para consolidar esas amistades y tenías que ir, cual cebolla, quitando capa por capa para conocer un poco más de la gente nueva en tu vida en conversaciones que abruptamente terminaban porque tu papá rugía YA CUELGA QUE SON LAS 2 DE LA MAÑANAAAAAAA. Hecho real.

Y si, como yo, viviste en 30 lados distintos, todos los amigos que tuviste se iban perdiendo en el camino, a excepción de la esporádica carta que el cartero dejaba en tu buzón. Por años mandé y recibí cartas con mis amigos tan queridos de primaria.

Pero llegó el internet para todos. Primero, en el tec te daban una cuenta para conectar desde tu casa, ya no me acuerdo cómo se llamaba, algo así como tec remoto o una cosa así. Supongo que la finalidad era académica y así fue como hice mi primera búsqueda de internet, de eso hablaremos luego. No, no era pr0n.

El correo electrónico nos permitió expresarnos más y mejor y el correo postal murió.

Luego los BBS, eran chats con foros, digamos que twitter de puro texto. Ahí empecé a conocer gente de muchos otros lados. Ya había cierto contexto, no era tan a la ciega usar un recurso como estos. Y así empecé a conocer también "en vivo" gente nueva, gente tan diferente entre sí que si no hubiera sido por el BBS jamás se hubieran cruzado sus caminos realmente. El BBS fue mi primer vistazo a cómo podía ser el futuro de la comunicación interpersonal.

Luego llegaron esas cosas como MySpace y Hi5, donde ya podías conectar con gente conocida y desconocida de manera más gráfica. Las cámaras digitales tomaban fuerza y todos empezamos a mostrar mas de nuestra vida. Quiénes éramos, a dónde ibamos, qué comíamos, etc.

El teléfono de la casa dejó de ser tan importante. Habiendo celulares y mensajitos, era innecesario tener un teléfono y Skype vino a darnos la posibilidad de hablar desde nuestras computadoras.

Los blogs para mí fueron un parteaguas (así se escribe o separado?) porque pude decir todas las cosas que se me ocurrían sin límite de caracteres. También conocí a mucha gente entrañable, mi universo de conocimientos inútiles se expandió tremendamente, siempre pensaba en términos bloggeros, cómo contar algo, y a la primera oportunidad venía y lo hacía.

Pero cuando apareció Facebook fue cuando todo se hizo un verdadero caos. No me malentiendan, no considero que sea malo ni nada por el estilo. El presentarte al mundo de la manera que tú querías es muy importante. De repente los losers no eran losers, los listos no lo eran tanto, en fin.

Y aquí cambió de manera drástica la manera de conocer gente. Si en algún lugar real conocías a alguien, era sólo cosa de añadirlo a Facebook para que sin preguntar pudieras enterarte de cosas desde lo básico hasta sus más profundas inclinaciones religiosas o políticas.

Creo que el aspecto de emitir juicios de valor sobre la vida de alguien cambiò drásticamente. Las imágenes hablan por si solas y oximorónicamente, dejamos de interactuar mas en vivo para volvernos testigos presenciales de las vidas ajenas y empezamos a reflejar nuestra vida ideal en FB.

Es una pena porque mucha gente no se parece ni tantito a su FB, muchas veces me ha pasado al leerlos que pienso ¿quién será esta persona y q le pasó a su antigua versión? Gente que no tenías ni idea de que era tan apasionada de los animales porque en la vida real tienen a su perro en la azotea (hecho real). Es rarísimo.

Y Twitter llegó a acercarnos a gente que de otra manera no habría como hacerlo. No digo al típico pen pal, sino a políticos, artistas, escritores, emprendedores, luchadores sociales. En fin, hasta ahorita, Twitter sigue siendo para mí la herramienta mas valiosa pero eso, como todo, dependerá siempre de la persona que lo maneje.

Es increíble la trivialidad de las relaciones que hay hoy. Sí lo lamento. En mish tiemposh no era así, conocer a alguien de verdad tomaba tiempo y esfuerzo, no clics.

xoxoxo

Cuando iba en secundaria, iba en un colegio de monjas, y un día nos dijeron que escribiéramos una carta en inglés porque ibamos a tener pen pals de EUA. Ahí me tienen hecha una idiota haciendo unas cartitas de Kitty todas mononas para el pen pal que nunca escribió :(

Los tiempos han cambiado, es claro.

2 comments:

Mauricio Saúl said...

Últimamente he conocido más gente así que de otra manera.

Andas con todo ehhh!? Muy inspirada, me da mucho gusto ver actividad en tu blog, gracias!

Ingrid said...

Creo que ya es inevitable conocerse así, no hay marcha atrás.

Y si, todavía faltan mas posts, ya verás :P