2/24/2016

Cómo nos comunicamos - La nostalgia parte III

Ya les conté el cambio de la manera de conocernos y cómo en mish tiemposh uno estaba mucho mas comprometido en dejar el egoísmo y empatizar cara a cara con alguien más. Supuestamente.

La diferencia entre cómo nos comunicábamos en los 90's a cómo lo hacemos hoy es diametralmente opuesta.

En los noventas, los teléfonos públicos de monedas todavía existian y no solían funcionar. Muchas veces tuve que esperar hooooras a que pasaran por mí por la falta de un teléfono que sirviera. Ahora eso es prácticamente imposible.

El teléfono de la casa u oficina de alguien te lo podías aprender y yo tenía agendas de Kitty con los teléfonos importantes, aunque me los memorizara enseguida. Todavía me acuerdo de los teléfonos de hace 20 años de algunas personas. Jejeje.

A finales de los noventas, y todo mundo ya con celular, era complicadísimo llamar, era como marcar a Australia con 3904 dígitos y además era carísimo, esto fue mucho antes de que existiera AmigoKitdeTelcel o elquellamapaga.

Después, los SMS se volvieron herramienta indispensable en el buen vivir y podía uno conquistar el mundo con 160 caracteres.

Pero bueno, la revolución dramática creo que empezó con las BlackBerry y el BBPin. Yo nunca tuve, salté de Nokia a iPhone pero todo cumple la función de comunicarnos. O a menos eso creo.

El Whatsapp llegó a México con fuerza brutal. No sé por qué encontró tal arraigo que supongo que ahora estamos mas conectados que nunca.

Debo confesar que me choca el whatsapp y sus funciones invasivas. Pero es que debería haber un reglamento de uso de WA. El que quien sea quiera monitorearte a través de tu última conexión o porque leíste o no el mensaje se me hace fatal.

Mas gacho se me hace el hacer negocios vía WA. He visto muchos lugares que utilizan el WA para hacer su trabajo y me parece algo totalmente inseguro. No sé, aquí la #señaldelviejazo se agudiza, creo yo, porque soy old school. Me gusta llamarle al agente de bienes raíces y no que me mande un guatsap lleno de emojis ridículos porque creo que le resta seriedad a lo que sea.

Salva el pellejo, no digo que no, pero aún así me parece que toda la nueva tecnología debería de ser en favor de uno y no para volvernos el receptor de todas las tonterías del universo.

Ni hablar de los conflictos que causa en las relaciones interpersonales, ya sea con tus amigos, tu familia, tu significant other.. Uta, si les contara.

En mish tiemposh, al menos podías fingir que no estabas en casa para no contestar y ahí moría. O podías marcarle a alguien y si no contestaba, no te imaginabas el peor escenario posible. (Que va desde no quiere contestar hasta q seguramente hubo una catástrofe que incluye muertos, ambulancias, un tornado, Batman, digo, lo normal).

No sé hacia dónde irá el rumbo de este tipo de comunicación, al menos las videollamadas no se han popularizado tantísimo como pensaba que pasaría. Anyways, uno tiene que adaptarse y pensar con nostalgia que la comunicación de antes le añadía un poco de misterio a todo.

No comments: